La dicha de ser tocados por la buena música

La agrupación pinareña ha demostrado que los jóvenes sí pueden hacer y consumir buena música, y tener proyección escénica y desempeño con ética y estética.

Sin importar lo que digan por ahí los defensores de los productos musicales banales e insulsos, cuando el cerebro humano se halla ante una propuesta de calidad, bien hecha y entregada con el corazón, la vida se percibe de una manera agradablemente diferente.

Solo basta disfrutar de una presentación del explosivo y carismático grupo pinareño Toques del Río, que desde el pasado 16 de junio realiza un periplo de oriente a occidente para promocionar su primer trabajo discográfico Pa’ que te sosiegues, producido por el sello Egrem, en colaboración con el Centro Provincial de la Música Miguelito Cuní, y la Asociación Hermanos Saíz (AHS), de Pinar del Río.

En su actuación este sábado 23 en el parque Leoncio Vidal de Santa Clara, los muchachos de «Toques» hicieron bailar y/o llamaron la atención de un público heterogéneo, tanto en edades como nacionalidades.

Mostraron que cuando de verdad se quiere hacer buena música, lo primero es tener respeto al público y a sí mismos. Cada uno entregó lo mejor encima de la pequeña tarima y, a pesar de la escasa calidad del audio, regalaron un espectáculo encomiable, en el que también brilló la novel compañía danzaria Notredance, que bailó dos temas del grupo cargados de puro sabor cubano.

Gilberto Enrique Rodríguez Meriño, en el piano y la dirección musical; Alejandro Martínez de la Torre, en la batería; Manuel A. del Busto y Yoel Alberto Castañeda, en las trompetas; Yennier Stoker, saxo alto; Ismel Rodríguez Ríos, saxos tenor y barítono; Yoan Maykel, percusión menor; Yoan Perera Sánchez, guitarra (estaba ausente en el concierto por problemas personales) y los cantantes Jesús Puente Montano (Piq) y Diaman Correia, todos liderados por Zeney Alonso Pérez, bajista y director general, mostraron que sí se puede hacer arte con ética y estética.

Al concluir el concierto, Zeney intercambió sus impresiones con Vanguardia:

«Bueno, viste lo que sucedió ahora aquí en Santa Clara, donde venimos por tercera vez, y más o menos así ha ido sucediendo por todas las provincias. Estamos contentísimos porque, quizás el disco no se ha difundido como debiera, pero por los medios alternativos ha corrido bastante bien. La gente se sabe los temas, he visto las personas cantando y eso para nosotros es espectacular.

—Ustedes cultivan la música fusión en la que mezclan géneros surgidos décadas atrás, tanto cubanos como foráneos, pero con una sonoridad contemporánea. ¿Cómo ha sido acogida esta propuesta por los jóvenes, fundamentalmente?

—La música cubana es bastante amplia, tiene muchos matices. Qué pasa, desgraciadamente se impone otro tipo de productos. Pero, se ha demostrado que la música cubana siempre va a estar. Te lo digo por nosotros mismos que pasamos de mundos diferentes como el rock o el jazz. Y a medida que fuimos estudiando la música cubana nos dimos cuenta de la importancia que tiene. ¡Y ahí está el éxito!

«Estamos haciendo, en nuestra modesta opinión, música cubana de estos tiempos, como lo hizo Pérez Prado y otros en su momento, que tampoco fueron muy bien entendidos. Después, sí comenzaron a subir, pero no fueron comprendidos en esos años. Creo que nosotros estamos siguiendo ese punto de partida de todos esos grandes, y ahí está el ejemplo de que los jóvenes sí escuchan este tipo de propuesta».

—Por lo tanto, sería erróneo decir que a los jóvenes no les interesa la música, digamos, de calidad, bien realizada…

—A los jóvenes sí les gusta. Se ha demostrado desde Santiago de Cuba hasta acá, y en cada provincia donde estamos sucede lo mismo. Creo que hay que ser más cuidadosos a la hora de difundir, y tener un poquito más presente la música cubana. Son nuestras raíces que tenemos que defender y cuidar.

«Te lo digo por nosotros mismos que somos jóvenes, que estuviéramos haciendo otro tipo de género. Sin embargo, tratamos que lo que vivimos como generación cultivarlo con la música cubana, como lo hizo Habana Abierta, Interactivo, y otros».

—Toques del Río no solo presenta una excelente calidad musical, sino también imagen y proyección escénica. ¿Eso lo han tenido siempre en cuenta?

—No, eso es gracias a La Pistola de MóniK, una fotógrafa con proyección internacional. Le dijimos que queríamos hacer una sesión de fotos que no teníamos, pero siempre defendiendo que fuera desde Pinar del Río, que los visualizara desde nuestra provincia. Pinar es famoso internacionalmente por tener el mejor tabaco del mundo, entonces ella quiso mezclar nuestros rostros, jóvenes, frescos, con esta imagen retro de los años 40 o 50.

«O sea, el vestuario no es más que el punto de partida, y nosotros somos la mezcla de la música de estos tiempos, la que los jóvenes escuchan. Las fotos pueden verse en nuestra página www.toquesdelrio.com en las cuales los escenarios son casas de tabaco, con animales, etcétera. Es de donde nosotros venimos. No vamos a tirarnos fotos en el malecón de La Habana, quizás algún día lo hagamos, pero primero queremos visualizar nuestra provincia».

—¿Dónde se están presentando en La Habana?

—Los segundos y cuartos viernes de cada mes en el Café Bertold Bretch, a partir de las 11:00 de la noche, y todos los miércoles en el Sangri Lá, un bar precioso, que está cerrando ya por capacidad. Tenemos también espacio en la Fábrica de Arte, aunque depende de la programación, no es una fecha estable, pero todos los meses estamos allí.

«Por otra parte, nos presentamos en el Pabellón Cuba, que es parte de nuestra casa, ya que estuvimos dos años trabajando allí con el apoyo de la AHS. Esa fue la puerta para ser un poquito más visualizados nacionalmente».

—A partir de este primer disco comienzan a subir la parada desde el punto de vista profesional ¿Qué piensan hacer para el próximo?

—Teníamos mucho miedo porque este disco para nosotros fue una explosión, pensamos en su momento que se nos habían ido las neuronas. El disco ha caminado tan bien, y musicalmente nos llena tanto, porque a veces haces una canción y pasa, pero cada uno de los diez temas incluidos en el disco no nos cansamos de escucharlo, de disfrutarlo. Y, bueno, ahí está la muestra de que le gente lo sigue y se pasa por los medios alternativos.

«Ya estamos planificando el segundo CD con el sello Abdala. A lo mejor no lo supera (a Pa’ que te sosiegues), pero sí creo que va a estar a la altura del primero. Vamos a tener un mambo, más a lo Pérez Prado, pero con el swing de nosotros, tendremos rumba, y seguiremos defendiendo la música cubana».

—¿Y Toques del Río cómo se siente con el público de Santa Clara?

—Desde la primera vez que vinimos siempre nos ha acogido súper bien. Nosotros estamos felices. Además, es un público muy inteligente, conocedor, con unas tradiciones de buenos músicos, de los cuales tenemos grandes amigos como Michel Portela, Roly Berrío, (Trío) Trovarroco… Estamos hablando de paradas bien altas, personajes dentro de la cultura santaclareña.

«Eso da la medida del nivel que tiene el público, y sabemos que El Mejunje se “explota”, que sus actuaciones se ponen riquísima, con tantos trovadores que tiene Santa Clara. Eso para nosotros siempre fue un reto porque sabíamos que íbamos a tocar aquí con buena perspectiva, con personas que conocen. Esta es una de las provincias punteras en ese sentido».

Tomado de Vanguardia (http://www.vanguardia.cu/cultura/11642-toques-del-rio-la-dicha-de-ser-tocados-por-la-buena-musica)

Share:

Deje una respuesta o comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.